​Vacaciones en tiempos de pandemia 😷 🏖️

Comienza agosto y con él las vacaciones, y si, normalmente, cualquier otro año, hubiera sido el mes en el que te tomas unos días para ir a la playa, hacer alguna actividad nueva, conocer un lugar diferente, pero este año no es así, este año será distinto, no mejor ni peor, pero diferente.

Llevo meses planeando tomar la primer semana de agosto libre, pues el 12 de agosto abrimos inscripciones al Reto 21 días de meditación y con él comienza todos los cursos del segundo semestre del 2020, tendremos una generación más de Mamá y Papá Mindful y también Comparte tu voz, además de algunas sorpresas más. Pero mi cabeza no deja de escuchar “estuviste encerrada por meses y ahora ¿quieres vacaciones?”.

Primero sentía vergüenza, pues aunque no saldré a ningún lugar (me quedo en casa responsablemente), planeaba vivir mi casa desde otra energía, sin ser casa/oficina, sino sólo casa, en la que puedo leer, bordar, comenzar mi bullet journal que llevo procrastinando un rato, hacer yoga y meditar por horas, dibujar, levantarme sin despertador. 

Luego sentí algo de culpa por querer desconectar un poco de las noticias, de redes sociales, de las pantallas, y de los zooms y decidí dejarme sentirlo todo, observar qué pasaba en realidad y por qué me sentí así.

En mi meditación me llegó un pensamiento “necesitas descansar de todo esto, necesitas digerirlo” y es verdad, estamos viviendo cosas impensables y es importante darnos el espacio de detenernos y dejarnos sentirlo para procesarlo poco a poco.

Así que decidí si regalarme una semana de vacaciones, decidí si dejar un poco las redes sociales, desconectar un poco de los zooms y dejarme explorar mi creatividad en otras cosas que amo hacer. Han sido 4 días hermosos y me quedan 4 más que disfrutaré al máximo, sabes por qué, por que merezco un descanso y tú también mereces descansar.

​Si puedes regalarte una o dos semanas esta perfecto, pero sino, recuerda que puedes también regalarte tardes conscientes, pausas en el día a día que te ayudarán a no llegar quemado al fin de semana, bajar un poco el ritmo, usar tus días de descanso para realmente descansar, hacer algo que amas y soltar todo lo demás.

Este mes comprométete conmigo a honrar nuestro descanso, a cuidar nuestras horas de sueño, a proteger nuestros ratos de ocio, pues son esas horas las que nos recargan las pilas y nos ayudarán a llevar el siguiente semestre con toda la energía, el amor y la paz que debe de ser.

Y si eres jefe, si tienes un equipo de personas a tu cargo, si el descanso de alguien depende de ti, también respétalo, hónralo, protégelo, pues tu y yo sabemos que sin ese descanso no podremos seguir dando nuestro 100%

Te comparto algunas meditaciones para ayudarnos a descansar:

Y recuerda sin culpa, sin vergüenza, sin juicios, necesitas y mereces descansar.

¿Qué harás este mes para respetar, honrar y proteger tu descanso y el de los tuyos? No dejes de contestar y escribirme en Instagram o Facebook, me encantará leerte.

Que tengas un bonito jueves y una gran semana.

Namaste, Mar.

 

PD. Si quieres recibir este tipo de blogs, reflexiones, anuncios de cursos y más, a tu correo todos los jueves, da CLICK AQUÍ y suscríbete a mi newsletter.