Las palabras que nunca creí decir….acerca de mi cuerpo 🙇‍♀️

En noviembre 2018 te compartí algo muy personal, que llevo a dieta desde que tengo 7 años, que mi relación con mi cuerpo ha sido algo que he trabajado mucho, ha habido altas y bajas, hemos vivido de todo. Y el pasado fin de semana tuve un momento de claridad que quiero compartirte.

Recuerda esto es muuuuuuy personal, comparto no por quejarme, ni mucho menos pretendiendo que tengo la razón, comparto por que puede ser que te sientas así o alguien a tu alrededor se sienta así y confío en que abriendo la conversación podremos entendernos mejor y sanar juntos.

El fin de semana me sentí juzgada por mi cuerpo, recibí un comentario acerca de mi cuerpo disfrazado de retroalimentación acerca de mi trabajo y enfurecí.

Puede ser que te haya pasado, que esperes recibir algún comentario de lo que haces y se vuelve una crítica a cómo te ves, y eso es muy frustrante.

Me dejé sentir el enojo, lleve la emoción a mi meditación queriendo profundizar por qué ese comentario me hacía sentir así, qué me quería enseñar esto que estaba viviendo.

Ahí fue que me cayó el veinte, la primera que se juzga por lo que ve al espejo en lugar de reconocer todo lo que hace dia a día soy yo, es la verdad, cómo puedo esperar recibir un trato distinto al que yo me doy a mi misma todos los días.

Llegó el momento de soltar todo juicio hacia mi físico y reconocerme por lo que hago, así que lo dije, eso que núnca creí decir en mi vida, salió de mi boca: TENGO UN CUERPAZO”.

Tengo un mega cuerpazo que camina, que brinca, que sostiene, que ama, que disfruta, que respira, que late, que crea, que imagina. Tengo un cuerpazo que se estira para alcanzar los sartenes de la repisa más alta, que utiliza todos sus recursos de manera eficiente recogiendo las ligas del piso con los pies, tengo un cuerpazo que corre a la sombra cuándo la arena de la playa quema y que pasa horas sentado frente a una computadora sin quejarse.

Tengo un cuerpazo que ha aguantado de todo por 32 años y sigue conmigo apoyándome en cualquier idea loca que se me ocurra, tú tienes un cuerpazo que te ha apoyado en todos tus sueños, que se ha levantado de todas las caídas, y que si volteas para abajo aquí está, listo para recibir el amor que merece.

En reconocimiento a nuestros cuerpazos quiero recomendarte 3 meditaciones para atenderlos, escucharlos y sentirlos:

Tres sesiones que me han ayudado a profundizar y sanar en mi relación con mi cuerpazo y espero que te sean de servicio.

Si llegaste hasta aquí, gracias, no me cansaré de decirlo nunca, gracias por leerme, por dejarme llegar a tu correo, por escuchar los podcast, por meditar conmigo y dejarme acompañar tu proceso, de corazón espero que esto te ayude y si hay algo que creas que falta no dejes de escribirme, me encantará leerte de vuelta.

Que tengas una bonita semana,

Namaste, Mar.

Anuncios de la comunidad:

  1. Se han acabado los lugares para el webinar de Mindfulness, peeeeero si quieres recibir el contenido, la grabación del webinar y el material bonus, una vez terminada la última sesión, completamente gratis, deja tu correo aquí: https://bit.ly/webespera
  2. No olvides escuchar la sesión 147 de Medita Podcast , meditación abrazando la incomodidad, guiada por Pedro Campos, si algo de este correo te hizo click, la meditación te va a encantar.