¿Qué hacer los días que no quieres salir de la cama a meditar?

​Ya sé que suena raro que una guía de meditación se despierte sin ganas de meditar, pero oye soy humana a veces me pasa. 

Estoy segura que te ha pasado alguna vez, suena el despertado y pfffff para nada tienes ganas de levantarte, el pensamiento de “5 minutos más” corre por tu cabeza y aunque sabes que no te hará bien es que es taaaan convincente y la cama esta taaaan calientita.

Esto es lo que hago yo en esos días de no tener para nada ganas de meditar:

1. Antes que nada hay que prevenir: La noche anterior preparo mi espacio, que todo este listo para meditar en cuanto voy a hacerlo, dejo alguna crema que huela rico o un aceite esencial, mi cojín ya acomodado, los audios descargados, que el comenzar sea simple y suave.

2. Al despertar me recuesto boca arriba, comienzo a mover mis dedos de los pies, a activar poco a poco y de manera amorosa mi cuerpo, me permito disfrutar el comenzar, a mover lentamente mis manos y estirarme.

Inmediatamente después pongo atención en mi corazón y conecto con mi intención ¿Por qué comencé a meditar? ¿Qué estoy buscando de meditar? ¿Qué quiero lograr? ¿Cómo me siento al terminar? Esto es CLAVE, una buena intención mueve montañas.

3. Hago de mi meditación algo placentero, un momento para mí, a la práctica le agrego estiramientos, un auto masaje en atención plena y en gratitud, un delicioso té que disfruto al máximo, me permito experimentar, moverme, si me molesta la postura la cambio. Meditar no se trata de sufrir, encuentro un punto de disfrute y reto pues así sé que llegaré más lejos.

4. Celebro mis logros, si comienzo el día conectando conmigo lo celebro, me abrazo, me recuerdo que lo estoy haciendo muy bien. Me pongo metas de meditación y al cumplirlas me regalo cosas, me premio, por ejemplo, si medito 5 días a la semana me compro mi té favorito, si medito por 21 días seguidos voy por ese incienso que tanto me hace ojitos. 

Si te das pequeñas recompensas por tus logros, tu cerebro y tu ser se sienten más motivados, inspirados y será más fácil seguir en la práctica.

Esto es lo que yo hago y hasta ahora me ha funcionado, son 4 sencillos pasos que en realidad se resumen a algo muy sencillo, me trato con amor, yo no medito desde el miedo, la culpa o el regaño, sino desde un amor que disfruto mucho.

Hablando de amor, esta semana en Medita Podcast entrevisté a la Psicóloga Anais Ceballos acerca de amor propio, si quieres saber más del tema te invito a escucharlo.

Ahí esta, estos son mis tips para lograr meditar todos los días y salir de esa deliciosa cama que tanto me llama. ¿Qué haces tú para mantenerte motivada? ¿Qué haces para meditar todos los días? Me encantará escucharte y ver que más puedo agregarle a mis rutina, recuerda que puedes escribirme en InstagramFacebook o darle “contestar” a este correo, estoy para ti lo que necesites.

Un abrazo grande y nos leemos el próximo jueves.

Namaste, Mar.

PD. La semana que entra abro inscripciones al Reto 21 días de Meditación, si quieres hacer de la meditación un hábito en tu vida, te invito a ver toda la info AQUÍ: https://mardelcerro.teachable.com/p/21-dias/