Si te distraes al meditar, lo estás haciendo bien….

Todos los días me llegan mensajes donde me preguntan: “¿Qué hago si me distraigo?” “¿por qué no dejo de pensar cuando medito?” y “¿estoy haciendo algo mal? no puedo poner mi mente en blanco”.

Creer que el distraernos es malo o es un error es muy común en la meditación, pero te invito, de una vez por todas, a que soltemos juntos esta creencia que sólo limita nuestra práctica.

Sin distracciones no hay meditación. ⁠

La mente ha sido creada para pensar, para mantenerse activa y la meditación no sirve para apagarla. Los pensamientos y las distracciones no son los malos del cuento.⁠ ⁠ Meditamos para aprender a recibir los pensamientos, observarlos sin juicios y dejarlos pasar, sin salir de nuestro centro, sin que nos alteren por completo.

La libertad no está en dejar de pensar, la verdadera libertad está en seguir pensando sin ser esclavo de tus pensamientos, sin creer que todo lo que piensas es real y sin alterarte, tensarte o juzgarte por cada pensamiento⁠ que llega a tu mente. ⁠ Así que te invito a liberar la creencia de que estás haciendo algo mal, y darte cuenta de que cada pensamiento es una oportunidad para aprender, cada distracción es una maestra de presencia.⁠ ⁠ Aquí te comparto 3 prácticas de meditación que te enseñarán de manera sencilla a observar tus pensamientos sin juicios y disfrutar más tu meditación:

1. Meditación Zen, para observar y bajar el volúmen de tus pensamientos: https://mardelcerro.com/medita_podcast/mdt077/

2. Meditación para soltar el control (de lo que pasa en nuestra mente): https://mardelcerro.com/medita_podcast/mdt020/

3. Mindfulness al respirar: https://mardelcerro.com/medita_podcast/mdt056/

Recuerda si te distraes, o si llegan pensamientos no significa que estás mal, sólo significa que eres humano y al darte cuenta de que te distraes se abre la oportunidad para regresar a la prática, ¡tómala de manera amorosa! y sigue con tu meditación.

Espero de corazón este post apoye tu camino, gracias por leerme y dejarme compartir esto contigo.

Namaste, Mar.