fbpx

Necesitas y mereces una pausa, está es la señal, te enseño como hacerla

En este momento, al estar leyendo este correo, si ahora mismo, busca un punto de tu cuerpo dónde no hay estrés, tensión, nerviosismo, angustia.

Regálate esta pausa, la mereces.

Olvídate del WhatsApp, de Instagram, de la notificación que parpadea en tu pantalla y respira profundo.

Sin cerrar los ojos, pues dejarías de leer, mantén tu atención en este texto y es ese punto de tu cuerpo en el que no existe nada de lucha, de pelea, de resistencia. Un punto que pasaba desapercibido, puede ser tu rodilla izquierda, tu pecho, el dedo pequeño del pie. No importa cual sea el punto sólo escoge un punto de paz en tu cuerpo.

Respira profundo.

Observa como al poner atención en este punto de paz, todo lo demás desaparece, siente esta energía de paz, observa como ocupa toda tu atención y se comienza a expandir por todo tu cuerpo.

Esta paz es como una ola de mar poderosa que arrasa con el estrés de los hombros, la tensión de la espalda, la presión de tus glúteos en la silla. La paz de este pequeño punto de tu cuerpo olvidado es ahora todo lo que sientes y experimentas, aquí y ahora no hay nada más que hacer, que sentir, aquí y ahora todo tu cuerpo es paz.

Respira profundo.

Te has dado cuenta cómo en 4 minutos (o hasta un poco menos) hemos logrado cambiar el enfoque y concentrarnos en la paz que existe dentro de ti, y no en una sensación desagradable. Te diste cuenta que tienes el poder de meditar en sólo 4 minutos sin siquiera moverte de tu silla o dejar de ver tu celular.

Toda la paz que estas buscando fuera, se encuentra dentro de ti, sólo necesitas sentarte y sentirla.

En la sesión #64 de Medita Podcast podrás encontrar este mismo ejercicio, un poco más extenso, te invito a hacerlo y contarme cómo te hace sentir.

Gracias por ser parte de esta comunidad y recibirme cada jueves en tu correo.

Estoy aquí para ti lo que necesites.

Namaste, Mar



  1. Regálate un abrazo, lo estás haciendo muy bien.