fbpx

Si al pedir una señal realmente te abres a recibirla, llegará, lo sé porque lo he vivido 🦄

El blog de hoy, cae en la columna de los correos hiper personales que no sé por qué tengo unas ganas brutales de compartirte, y ante esa energía que viene desde mi corazón alineada con mi intuición, no puedo frenar. Así que aquí va….

Hace algunos años hice un pacto con el Universo, definimos juntos que cuando tuviera que mandarme una señal lo haría a través de un Unicornio. Yo prometí que cuando me sintiera perdida, frustrada o triste, pediría una señal y en caso de recibirla me atrevería a confiar, en caso de que no, lo tomaría también como señal.

En los últimos dos o tres años los Unicornios se han puesto de moda y es hermoso como cada vez que pido una señal el Universo se esfuerza por mostrarme que está ahí conmigo, sino me crees, aquí van algunos ejemplos:

#01. El más grande, el Funko, llegó a mi por error.

Al terminar mi certificación como guía de meditación en 2017, no estaba segura de en qué especializarme, mi corazón decía «trabajar con familias, con niñas y niños» pero sabía que no sería tan fácil.

Le pedí al Universo una señal de que estaba en el camino correcto y esperé, unas semanas después pedí por paquetería los Funkos de Intensamente, para explorar el tema de las emociones con un grupo. Llegó Alegría, Desagrado, Ira, Tristeza y en lugar de Miedo, por equivocación llegó el Unicornio, ¿puedes creerlo?

Esta fue la señal de que mi práctica se enfocaría a peques y a Familias. Hasta mi trabajo de maestría lo enfoqué en este tema, de ahí salió Familia Mindful, uno de mis programas favoritos.

#02. El collar, un regalo de amor y despedida.

En el 2018 cumplí 30 años e hice una fiesta con todos mis amigos. Ese mismo año, en septiembre me casaría y me mudaría a Barcelona a estudiar mi maestría. Estaba muy nerviosa pues este cumpleaños sería el último en México (por lo menos por ahora).

Le pedí al Universo una señal de que estaba haciendo lo correcto y a las pocas horas llegó Bego, una de mis mejores amigas y me regaló este hermoso collar.

Una vez más el Universo mandando hermosos mensajes de apoyo.

#03. El juguete, certidumbre en medio de una pandemia.

Hace un año tuve unos días en los que no me encontraba tan bien, me sentía triste, un poco perdida, frustrada y desalineada, después de mucho darle vueltas en mi cabeza, me senté a meditar y pedí una señal.

Al terminar mi práctica decidí salir al súper a comprar algo, en la caja me llamó la atención un huevito kinder, y decidí comprarlo. Al llegar a mi casa acomodé todo lo que había comprado y me dispuse a comer mi chocolate, cuando abrí el huevito comencé a llorar sin control, pues encontré en él un hermoso unicornio y la confirmación de que estaba en el camino indicado.

Estas 3 historias confirman una cosa, si estás abierta a escuchar, si al pedir una señal realmente te abres a recibirla, llegará. El Universo conspira a tu favor, lo sé por que lo he vivido.

Así que CONFÍA EN TÍ, en tu intuición, en tu camino, puede ser que en este momento no tengas todo claro y a veces, como todos, te sientas un poco perdida, frustrada, enojada, desalineada, date permiso de sentirlo, atrévete a rendirte y pedir ayuda, una señal, cuándo sueltes el control y decidas confiar, realmente confiar, tu señal llegará, disfrazada de equivocación, en las manos de un amiga o hasta en un huevito kinder.

Gracias por leerme y dejarme llegar a tu correo con estas historias, espero de corazón te inspiren y te ayuden a tener un día más conectado y amoroso.

Es un honor escribirte de nuevo, gracias siempre.

Namasté, Mar

PD. Arrancamos Familia Mindful el sábado, si quieres sumarte todavía puedes hacerlo, aquí te dejo toda la información: FAMILIA MINDFUL