Una de las meditaciones más difíciles y más hermosas que he escrito hasta ahora

Desde hace meses he recibido la petición de hacer una meditación para la menstruación, y tengo que confesar que no podía concretarla pues no sentía que era mi área de mi expertis y venía a mi cabeza el pensamiento “quién soy yo para escribir acerca de un tema que no tengo resuelto”.

¿Has tenido este tipo de pensamientos paralizantes? Que te hacen frenar y te llevan a sentir que no eres suficiente x para hacer algo. Suficiente buena, preparada, lista, amorosa, suficiente lo que sea para lograr eso que buscas.

Había dos caminos, seguir haciendo meditaciones que me hacen sentir cómoda, pues siento que soy buena escribiendo esas, o salir de mi zona de confort, pedir ayuda y hacer las meditaciones que realmente necesitas para ser realmente de servicio contigo y todos los escuchas de Medita Podcast.

El día de hoy te escribo feliz, pues he logrado romper esa barrera que me hacía sentir limitada y he escrito una de las sesiones más difíciles pero a la vez más hermosas.

Y no sólo quiero compartirte esto para que la escuches y me des tu opinión, he impregnado esta sesión con esta energía, la energía de romper barreras, abrirnos camino, darnos cuenta que tenemos todo lo que necesitamos para lograr nuestras metas, sólo se trata de seguir avanzando, y de corazón espero que sea esa la energía que te llegue y te ayude a ti también a seguir en tu proceso.

Así que aquí está, la sesión 174 de Medita Podcast “Meditación para hacer las pases con tu ciclo menstrual” que puedes escuchar completamente gratis en Mardelcerro.comSpotifyApple PodcastYoutube, o tu app de meditaciones favorita.

Te invito a escucharla y contarme que te parece. Me encantará leer tu opinión y si te gusta, nos ayudaría muchísimo a mi y al equipo de Medita Podcast que la compartas con alguien a quien creas que le puede gustar y ayudar.

Así seguimos expandiendo esta energía por el mundo.

Gracias por ser parte de este proyecto, estaré siempre agradecida por tu escucha, tu apoyo y tu hermosa energía.

Namaste, Mar.